12 ventajas de estudiar y trabajar al mismo tiempo

 

Ventajas de estudiar y trabajar el mismo tiempo, Blog CEST

Aunque muchas veces estudiar y trabajar al mismo tiempo puede parecer muy exigente, no es imposible y, lo mejor, ¡es que resulta ser un gran beneficio!

Al combinar un empleo con una licenciatura, serás un aventajado tanto en el ámbito académico como en el laboral, pero, ¿por qué estamos seguros de esto?

Es por todas las ventajas que trae consigo tomar esta decisión, no sólo en tu trabajo, sino en la universidad y en tu vida personal.

Si quieres conocer más al respecto, a continuación te explicaremos 12 increíbles ventajas de estudiar y trabajar al mismo tiempo. Lee con atención este artículo y empieza a analizar y a tomar en cuenta esta interesante opción.

¿Aún no sabes cuál será la carrera de tu vida? Descúbrelo con el siguiente quiz gratuito y comienza tu camino profesional:

¡Vamos!

1. Podrás pagar tus gastos

La vida adulta está llena de gastos y responsabilidades. Por eso, muy pocas personas se pueden dar el lujo de dejar a un lado el trabajo para enfocarse totalmente en los estudios.

Si ese es tu caso, ¡no te preocupes! Como mencioné anteriormente, trabajar y estudiar al mismo tiempo no es imposible, incluso, es más que posible.

Uno de los grandes beneficios de tener empleo mientras cursas una carrera universitaria es que te permitirá cumplir con muchas de tus responsabilidades económicas, como la renta de tu hogar, servicios, comida, deudas y/o la mensualidad del colegio de tu hijo.

Incluso, puedes destinar parte de tus ingresos al pago de la universidad y gastos relacionados a ella, como la compra de libros, guías, útiles y transporte. Hay varios trabajos para jóvenes que estudian que son ideales para su futuro.

Al tomarlos, no tendrás que sacar de tus ahorros o pedir apoyo económico a familiares para pagar tus estudios.

En otras palabras, trabajar es una gran forma para ayudarte a pagar tu carrera universitaria y más.

Descarga el siguiente material y motívate a iniciar o continuar tu camino profesional:

[CEST] CTA EBOOK Estudiar de nuevo por que nunca es demasiado tarde para terminar la carrera

2. Ahorrar dinero será posible

Cuando somos adultos día tras día surgen gastos. Eso significa que no debes dejar de ahorrar, aunque sea un poco cada mes.

En el futuro, el dinero que hayas guardado puede ser de mucha ayuda.

Eso sí, para poder ahorrar necesitas tener un ingreso fijo producto de un empleo formal.

Con el dinero que puedas juntar mientras estudias en la universidad puedes hacer muchas cosas que te ayudarán a mejorar tu calidad de vida y perfil profesional.

Por ejemplo, podrías utilizar esos recursos para inscribirte en un posgrado que amplíe tus conocimientos y le brinde atractivo a tu currículo.

Además, si esperas cursar una licenciatura que te permita trabajar de manera privada e independiente, como Psicología o Derecho, es importante que ahorres para que puedas abrir un consultorio o despacho, en caso de que esa sea una de tus metas profesionales.

¡Imagínate! Si tu sueño siempre fue convertirte en abogado, ¡estudiar y trabajar puede abrirte las puertas de la carrera de Derecho!

3. Aprenderás a gestionar tu tiempo

Para estudiar y trabajar al mismo tiempo tendrás que desarrollar habilidades de organización y estructuración. De esa manera, gestionarás tu tiempo y podrás cumplir con todas tus responsabilidades.

Por eso, crear una agenda y tomar nota de compromisos futuros es una idea genial si tu objetivo es combinar tus responsabilidades académicas con tu empleo.

Saber gestionar el tiempo te brindará muchos beneficios. Tener la posibilidad de cumplir con todas tus responsabilidades te ayudará a destacar en el trabajo, la universidad y cualquier otra actividad que emprendas, como un negocio propio.

Incluso, gestionar el tiempo es clave para la vida familiar. Es importante que sepas darle espacio al trabajo, la universidad y a los compromisos con tus hijos, padres u otros seres queridos.

No olvides que es muy importante que guardes algunas horas a la semana exclusivamente para ti, en las que puedas hacer actividades que te relajen y disfrutes.

4. Serás más disciplinado

No sólo sabrás dividir y aprovechar mejor tu tiempo, sino que además lograrás un buen rendimiento tanto en el trabajo como en los estudios.

Incluso, aunque cueste creerlo, podrás ser más ordenado, proactivo y equilibrado. Esto debido a que buscarás la forma de hacer tus tareas diarias en un menor tiempo.

¿Cómo lo harás? Pues, mediante la buena toma de decisiones y reglas que irás colocándote —casi sin que te des cuenta— y adaptándote para cumplir tus objetivos.

Además, ser disciplinado te dará grandes beneficios a lo largo de tu vida y será una gran ventaja frente a los profesionales que no cuentan con esta virtud.

5. Te familiarizarás con la licenciatura

Es bien sabido que durante una carrera universitaria podrás obtener muchos conocimientos y técnicas que serán de mucho provecho cuando sea momento de ejercer tu profesión.

Además, cursarás materias en las que pondrás en práctica tus habilidades y simularás que realizas labores para una organización empresarial.

Sin embargo, el mundo laboral no es como una universidad por lo que tus conocimientos sobre la dinámica del panorama profesional serán mucho mayores si decides trabajar mientras estudias una licenciatura.

Ahora bien, si comienzas en una compañía relacionada a tu carrera, aunque tu cargo o sea básico y te desempeñes como oficinista o recepcionista, no importa.

Ya que, aunque sea con un puesto de trabajo de bajo mando, comprenderás cómo es la dinámica profesional de una organización referente a tu licenciatura, qué aptitudes son necesarias para sobresalir y, en general, cómo es el mundo laboral.

Incluso, podrías tener un ascenso mucho más pronto dentro de esa compañía después que te gradúes, ya que los directivos y recursos humanos te tomarán en cuenta a la hora de que se libere un puesto de trabajo apto para ti, ya que conocerán tu calidad como empleado, capacidades y potencial, y valorarán tus nociones sobre la empresa, su jerarquía y cómo funciona.

6. Experiencia general en el mundo laboral

Anteriormente, te explicamos los beneficios de trabajar en una empresa que sea referente a la licenciatura que estudiaste.

Sin embargo, aunque ejerzas en un área distinta a tu carrera, al estar dentro de una empresa aprenderás aspectos muy importantes como la mecánica laboral, la competencia entre compañeros de trabajo, las aptitudes necesarias y las habilidades que llevan a sobresalir a los empleados.

Además, sabrás cómo te sientes bajo presión, mejorarás tu capacidad de resolver problemas, tendrás experiencia en atención al cliente —si es el caso— e irás conociendo cómo es trabajar en equipo y cómo te desenvuelves en el trabajo.

7. Le darás peso a tu currículo

Al graduarte de una licenciatura, podrás contar con muchos conocimientos técnicos que te permitirán desenvolverte en el mundo profesional.

Sin embargo, cuando se tiene experiencia laboral no sólo se va adquiriendo competencia, sino también otros aspectos importantes como el trato interpersonal, dedicación, sentido de pertenencia, aceptación de críticas, entre otros.

Y una de las cosas más importantes es que puedes sumarle a tu currículo no sólo tu experiencia laboral, sino también el hecho de tener un título profesional. Así, al graduarte, serás un empleado mucho más atractivo para las compañías.

Por supuesto, también es importante que te esfuerces en el trabajo y en la universidad. Las referencias laborales positivas y un alto promedio son elementos que te darán un perfil sobresaliente.

Y no te preocupes si nunca has tenido un empleo formal. Cualquier experiencia que tengas te será muy útil a la hora de buscar un trabajo mejor estructurado.

8. Desarrollarás más habilidades y aptitudes

El mundo laboral, al igual que la universidad, demanda determinadas habilidades y aptitudes, como sacrificio, orden, pensamiento lógico, comunicación asertiva e inteligencia emocional.

Además, reforzarás tu responsabilidad, compromiso, seriedad, organización, versatilidad, liderazgo y adaptabilidad al combinar ambas actividades, lo que te dará más posibilidades de conseguir un mejor empleo y una buena calidad de vida.

Así que, si decides estudiar y trabajar al mismo tiempo no sólo desarrollarás estas habilidades rápidamente, sino que se convertirán en hábitos positivos en todos los aspectos a lo largo de tu vida.

9. Serás independiente

Pagarte tus estudios, capacitarte, velar por ti mismo, conseguir tus propias cosas y desempeñar funciones dentro de una empresa, son actividades que te convertirán en una persona independiente.

Recuerda que ser un individuo autosuficiente es un requisito indispensable en la vida adulta. Por esa razón, es importante que lo logres lo más pronto posible.

Por supuesto, la manera más rápida de conseguirlo es estudiar y trabajar de forma simultánea, porque tu ritmo de vida te enseñará a vivir con mayor madurez y entenderás el riesgo de tener gastos innecesarios.

10. Aumenta tu red de contactos profesionales

Combinar el trabajo y los estudios permite estar en constante contacto con diversas personas y profesionales del área. Lo cual es importante, ya que ellos te ayudarán a completar tu formación académica y profesional. Además, es muy probable que te colaboren si necesitas referencias laborales y profesionales.

Todo esto, también te dará la oportunidad de compartir información, conocimientos, experiencias y más, lo que será fundamental para tu trayectoria profesional.

Así que mientras más rápido inicies con tu red de contactos, mejor.

No olvides que conocer nuevas personas tanto en la carrera como en un empleo te trae grandiosos beneficios, sin embargo recuerda que esto va de la mano con tu desempeño laboral y estudiantil.

11. A mediano plazo, mejorará tu salario

Algunas veces se complicará bastante —por no decir que será imposible— obtener un mejor empleo si no se tiene un título universitario, ya sea por las características del trabajo, responsabilidades o exigencias de superiores.

Por ejemplo, un recepcionista en una clínica de psicólogos no podrá ejercer dicha profesión debido a que sus capacidades no están avaladas por una universidad con validez oficial. Sin embargo, si culmina la licenciatura de Psicología, podrá ejercer en esos mismos consultorios sin ningún tipo de impedimentos.

Así que sí, si tienes experiencia y una licenciatura terminada, será mucho más sencillo crecer en una empresa, conseguir un mejor salario y puesto laboral.

12. No tendrás desventajas

En la actualidad, muchas empresas están en búsqueda de candidatos recién graduados con experiencia, que conozcan los retos, tengan un buen rendimiento y posean un actitud tranquila cuando se someten a presión.

En otras palabras, las compañías están indagando por profesionales con una mayor preparación y conocimientos específicos para desempeñar las labores que se le asignen.

Así que, al tener tanto una carrera universitaria como prácticas laborales, los reclutadores se interesarán en ti y te tendrán mucho más en cuenta que a otros postulantes que no posean alguna —o ninguna— de las dos, debido a que reflejarás la experiencia y las competencias adecuadas para integrarte, de manera satisfactoria, en su organización.

Aunado a lo anterior, estarás más seguro a la hora de ir a entrevistas laborales o hablar con superiores.

¡Y eso todo! Esperamos que te hayan convencido estas 12 ventajas que te brinda estudiar y trabajar al mismo tiempo.

Como leíste a lo largo del artículo, combinar ambas actividades te traerá muchos beneficios a tu vida, ¡y puedes hacerlo!

Entendemos que tengas un poco de miedo, sin embargo, cuando comiences no sólo descubrirás que todas estas ventajas son ciertas, sino que, además, superarás pruebas que no creíste posibles y te sentirás más que orgulloso de ti mismo.

Si te gusta la idea, asegúrate de juntar varios consejos para trabajar y estudiar que te ayuden a afrontar este apasionante reto, también piensa en formar parte de una universidad sabatina si tu dinámica semanal es muy complicada.

Recuerda que a la hora de estudiar y trabajar a la vez, uno de los factores que más debes valorar son las horas que tengas libres. Por esa razón, no está mal que optes por elegir un trabajo de medio tiempo que te permita dedicarte un poco más a tus estudios, familia y hobbies.

También te recomendamos valorar las opciones de estudiar en línea o cursar una Licenciatura Ejecutiva. Muchas universidades de calidad ofrecen estos métodos, depende de ti encontrar la que más se adapte a tus necesidades.

Lo importante es que desarrolles habilidades personales, laborales y educativas al mismo tiempo y, de esa manera, estés mucho más preparado para ejercer la profesión de tus sueños.

Comparte tu opinión en la casilla de comentarios en la publicación: ¿crees que sí es posible estudiar y trabajar al mismo tiempo?, ¿lo haces actualmente?, ¿estás interesado en esta opción? Déjanos tu respuesta, ¡queremos leerte!

Si todo lo que leíste en este post te pareció interesante, te invitamos a contactar con un asesor educativo, ¡listo para orientarte!

[CEST] CTA WHATSAPP NOTA BLOG

Tags: tips