Ya casi llega el 2020 y muchos de nosotros ya tenemos en mente cuáles serán nuestros propósitos de año nuevo; pero, aquí entre nosotros, ¿ya cumpliste los de este año en curso, o piensas repetirlos en tu lista?

De acuerdo a una estadística del Departamento de Psicología de la Universidad de Scranton en Pensilvania, sólo el 8 % de las personas tiene éxito en cumplir las metas que se proponen en año nuevo.

Por esa razón, hoy hemos decidido hablarte en este material sobre algunos de los errores comunes que debes evitar al plantearte tus objetivos del año entrante.

1. Metas poco realistas

Es bueno proponerse metas altas, pero no ilusionarse con aquellas que están fuera de tu alcance.

Para evitarte una decepción y pensamientos negativos hacia ti mismo, sé realista, analiza en la posición en la que estás y qué agentes externos influyen en tus propósitos de año nuevo.

Como bien sabes, al iniciar el año normalmente estamos llenos de energía y con todas las ganas de comernos el mundo; sin embargo, a lo largo de los días y meses, nuestra euforia inicial puede caer un poco y, una de las razones principales por las que esto sucede es que optamos por metas inalcanzables.

Piensa, por ejemplo, que para quienes sueñan como desarrollarse profesionalmente por medio del estudio de una licenciatura, primero deben plantearse lograr el ingreso a la universidad y cursar con éxito el primer año, antes de ponerse como meta graduarse con un empleo y cierto nivel de salario.

Entonces, si anhelas tener un título profesional, te recomendamos empezar por algo como “investigar cuál es la licenciatura que quiero estudiar” o “lograr acceder a cierta institución o determinado apoyo económico”.

Así, no te sentirás frustrado y podrás seguir subiendo escalones que vayan alineados con tu propósito a lo largo del año.

2. Muchos propósitos no alineados a la vez

Normalmente al inicio de un año nuevo estamos muy motivados y dispuestos a cambiar muchos aspectos de nuestras vidas.

No obstante, al querer dar un giro tan grande, estamos más propensos a sentirnos frustrados, agobiados y estresados. Incluso podemos llegar a abandonar nuestros propósitos rápidamente.

Y una de las razones es que al llenar páginas y páginas con metas propuestas, probablemente no alcancemos a cumplirlas todas y, claro, dejemos las más importantes de lado.

Además, al no tener propósitos alineados, te puedes sentir estancado, ya que, por ejemplo, pensar en viajar más y a la vez ahorrar para tu licenciatura puede llegar a contradecirte.

Para evitar esto, escoge 3 propósitos congruentes, como por ejemplo:

  • Ahorrar para tu licenciatura
  • Inscribirte en la universidad
  • Tomar clases particulares para mejorar tu promedio académico

Notarás que al tener metas alineadas irás avanzando en un propósito a largo plazo y cumpliendo los objetivos propuestos para el nuevo año.

3. Objetivos sin un plan

Si sabes lo que quieres, pero no tienes idea de cómo conseguirlo, ¿cómo lo lograrás? Establecer un plan y un sistema es fundamental para lograr tus propósitos de año nuevo.

Es excelente que te sientas motivado y dispuesto a cumplir tus objetivos, pero para alcanzarlos debes establecer una ruta y trazar acciones que te lleven a cumplir lo propuesto.

Por ejemplo, si establecemos que tu fin será ahorrar más dinero para ingresar a una universidad, es necesario que te pongas en la situación y empieces a imaginar cómo va a suceder, a través de preguntas como:

  • ¿Cuánto dinero voy a ahorrar?
  • ¿Puedo establecer un porcentaje fijo de mi sueldo? Si fuera el caso, ¿cuál sería, el 10 % o el 15 %?
  • ¿Abriré una cuenta de ahorro para destinar ese dinero o lo haré en efectivo a través de una alcancía física?
  • Si abriré una cuenta de ahorros, ¿cuál será el banco que elegiré para ese propósito?
  • ¿Cómo haré el seguimiento de mi proceso, a través de una hoja de cálculo de Excel, una libreta, una aplicación móvil de planificación?
  • ¿Cómo sabré que lo estoy haciendo correctamente? ¿contactaré a un especialista, investigaré por Internet o tengo los conocimientos básicos para lograr mi objetivo?
  • ¿Cuándo revisaré el avance hacia mi meta?

De esta forma no sólo tendrás la ilusión y el objetivo a alcanzar, sino que también contarás con las herramientas y un plan estructurado para asegurar que tus propósitos de este año sí se cumplan.

4. Búsqueda de resultados inmediatos

Con la tecnología estamos acostumbrados a que todo sea inmediato. Sin embargo, en el caso del cumplimiento de metas no es posible, ya que los resultados dependen de tu perseverancia y disciplina.

Date el tiempo necesario para que tus objetivos vayan en marcha, pero recuerda que es necesario que establezcas una fecha fija de inicio y, si fuera el caso, una fecha de finalización.

Ten en cuenta que es importante revisar de vez en cuando los logros que vas obteniendo y así sabrás cuánto falta para llegar a la meta; pero, siempre siendo realista, objetivo y paciente.

5. Motivos vacíos

Sé honesto contigo mismo y define cuál es la razón por la que quieres o debes cumplir con tus propósitos. Responde preguntas como:

  • ¿Mejorará mi vida?
  • ¿Es un deseo propio o un tercero me está sugiriendo que lo cumpla?
  • ¿Estoy motivado a conseguirlo?

Además, ten en cuenta que definir la razón principal de tus propósitos de año nuevo te motivará en todo el camino para conseguir los objetivos.

6. Dudas sobre tu posibilidad de lograr tus metas

Es posible que si tus propósitos de año nuevo son los mismos que hace 3 o 5 años, ya no te sientas motivado a cumplirlos. Incluso puedes creer que no eres capaz de hacerlo; sin embargo, estás equivocado.

El primer paso para alcanzar un objetivo es saber y sentir que sí es posible y que tienes la capacidad de lograrlo. Disipar y superar tus dudas te ayudará a que tu vida mejore, te permitirá ver y creer que sí es posible, que sí lo vas a conseguir.

¡Eso es todo!

Evita pensar en “¿para qué me lo propongo si no lo voy a cumplir?”

Ten en cuenta que si para este nuevo año evitas los errores y aplicas lo que has leído hoy, podrás librarte de dudas, miedos e incertidumbres, y conseguir lo que tanto anhelas.

Ahora sí, ¡ve a cumplir esos sueños, que tú sí puedes!

¿Tienes como uno de tus propósitos de año nuevo estudiar una carrera universitaria? Si es así, conoce por qué es tan importante estudiar una licenciatura.